PEÑÍSCOLA NOSTÁLGICA

Érase una vez Peñíscola. Un pueblo de mar, un maravilloso rincón del Mediterráneo donde el tiempo pasa lenta y apaciblemente



Hasta la reciente eclosión del fenómeno turístico, Peñíscola ha sido durante milenios un rincón olvidado del Mediterráneo.

Hasta la reciente eclosión del fenómeno turístico, Peñíscola ha sido durante milenios un rincón olvidado del Mediterráneo.

Un peñón cual órdago lanzado al mar en el que marineros y payeses convivían y luchaban por sobrevivir, cada colectivo con sus propias tradiciones, imaginario y forma de vida ancestral. Pero por un instante nuestro reloj se ha parado y hemos vuelto a aquellos entrañables tiempos.

Te invitamos a sentir el mismo bullicio de carros en aquella plaza donde se mercadeaban las hortalizas recién cosechadas y los cestos de pescado acabados de arribar. Recrearemos con espectaculares fotos antiguas a color el ritmo de vida cotidiano de aquella época, desde su calendario festivo, la alimentación, la vestimenta, los juegos de los niños y de los que no lo eran tanto, pasando por sus ocupaciones y sabio aprovechamiento de los que el medio ofrecía...hasta los momentos más emotivos, como los entierros.

Toda una vida desfilará ante nuestros ojos en esta entrañable ruta. Finalizaremos con una degustación de productos locales tradicionales representativos de aquel tiempo.





¿SABíAS QUE...?

Según la mitología griega las sirenas eran criaturas fantásticas con la mitad del cuerpo en forma de pájaro y la otra mitad de mujer.

Eran compañeras de Perséfone y al ser raptada ésta por Hades, no lograron salvarla por lo que en venganza la madre de Perséfone, la diosa Deméter, las transformó en un híbrido, mitad mujer y mitad pez. Vivían en la isla de Artemisa y tenían un canto melódico como el de los pájaros, sumamente atractivo.

Seductor, que llamaba la atención de los marineros, advirtiéndoles de los encantos ocultos del mundo submarino, engañándolos así para hacerlos caer en su trampa y devorarlos.


CONSEJOS PARA REALIZAR ESTA RUTA